CONTáCTENOS - Entrar
 
La primera vez
 

La primera vez.

La "primera vez" es la iniciación en una nueva etapa de la vida. Al dejar la virginidad la mayoría de las veces los jóvenes son llevados por el deseo, fornican en vez de hacer el amor. Si la pareja sabe despertar realmente su propia conciencia amorosa a lo largo de la práctica sexual, serán felices por el resto de sus días.

Cuantas desventuras de maternidad imprevista se iniciarán esta noche. Tan deseosos y ciegos nos acercamos al panal del sexo para destilar sus mieles. El deseo nos impulsa a la satisfacción. La ceguera de la ignorancia de la sexualidad humana lleva a miles de personas a labrar destinos que no esperan. Así que si lo vas a hacer hoy o muy pronto, más vale que tomes nota para que tu futuro no esté en las manos de la ignorancia y ambos obtengan del sexo lo mejor de sí.

Si no logran combinar deseo y pasión con autocontrol y conciencia estarán labrando un destino de inconsciencia y de dolor psicológico, pues su fibras psicosexuales quedarán enredadas en malas experiencias desde el principio de la práctica sexual y ello repercutirá sobre su vida. Esto determinará la calidad de toda la vida sexual que tengan. Las personas que por algún ataque, asalto, o violación han recibido una experiencia funesta con el sexo, necesitarán ayuda profesional para ayudarse a sí mismas a vencer el trauma y poder gozar completamente de su sexualidad. Si no lo hacen en sus vidas no podrán encontrar la salud emocional.

La debilidad en la psicosexualidad ofrece un campo de cultivo donde las neurosis y cuando se mezcla el sexo con el alcohol o las drogas, las psicosis desarrollan tremendos dramas que pueden llevar al asesinato por la pasión incontrolada que existe atrás del sexo. Simple y pura confusión de los valores que rigen una sexualidad saludable. Ni el hombre ni la mujer encontrarán jamás en el sexo ocasional la grandeza. La semilla del éxito y de la felicidad de una pareja reside en los valores que enaltecen su propia dignidad humana.

En la sociedad carecemos de valores y espacios donde se dignifique a la persona o al sexo. Es el propio individuo quien tiene que fortalecerse y dignificarse en la forma en la que ejerce su sexualidad. De ahí que la primera vez sea tan importante para el desarrollo psicológico del individuo. Una buena parte de nuestro equilibrio emocional proviene de una sexualidad ajustada y satisfecha. Cuando no es así, comienzan los problemas para el cuerpo y es tan conocido por las mujeres insatisfechas el dolor de cabeza como conocida es la infidelidad masculina. Todo proviene del ambiente sexual de la pareja donde las neurosis son las reinas de la dolorosa noche sentimental de la ignorancia. De ahí se desprenden las 7 verdades de la primera vez:

1.- Si tu primera vez es sexo por el sexo eso es una fornicación y si quieres continuar por ahí, lo único que encontrarás será vacío. No pretendas llenarlo con más sexo ocasional, eso solo te llenará de más vacío. Por lo tanto, procede a conocerte y a informarte con quien lo vas a hacer. Es importante saber quien eres y con quien realmente lo vas a practicar. Compartan el cariño antes que el sexo y dejen que la honestidad y la sinceridad guíen la relación.

2.- Si has sido incapaz de tocarte y tu propio cuerpo te da pena porque no lo aceptas en sus tamaños o sus formas, estás en un grave problema. Si entras a la sexualidad inconforme con tu cuerpo e ignorando tu propia capacidad de control obtendrás un rotundo fracaso. El estruendo de ello te acompañará como un eco durante los próximas intentos y si cambias de pareja, ese paso puede ser desastroso para tu psiquis. Tu vida se verá enredada en una novela de tintes melodramáticos y sufrirás. Por lo tanto, prepárate conociendo tu cuerpo y la forma en que está constituido. Conoce tu propia sensibilidad y que tanto control alcanzas cuando estás a punto, crea un conocimiento de tu propia intimidad sexual. Si lo logras a solas, seguramente lo podrás compartir y tus experiencias mejorarán. El sexo en soledad puede ser una forma de conocer la propia capacidad erótica. No lo vivas como un desahogo necesario, en realidad es una forma de ejercitar las distintas capacidades sexuales, tanto de placer como de autocontrol.

3.- Las personas que insistan en el sexo ocasional además de estar expuestas al universo de infecciones posibles, estarán expuestas a todo tipo de amarguras. Pues así como el SIDA mata, los desengaños destruyen. Una integridad personal dañada por la amargura sentimental es presa fácil de situaciones completamente neuróticas. Por lo tanto no vivas tu vida sentimental como cualquiera. Valórate en tus habilidades y en tus principios éticos. Una autoestima alta y valores morales sólidos son el antídoto para los autoengaños y engaños mutuos de cualquier relación. El sexo sin una vida psicológica que lo sustente o sin un espíritu que lo guíe, dañará a quien lo ejerza.

4.- La inseguridad personal es punto de partida de las debilidades de cada quién. Sobre inseguridades personales es imposible construir algo sólido. Por lo tanto antes de ejercer la sexualidad, aprendan a construir una intimidad. Ser capaces de hablar de sus preferencias y de sus contraindicaciones, les hará más productivos y gozarán de un mejor equilibrio psicológico. La certeza en el sentimiento aumenta el placer y fortalece la relación.

5.- La vida psicosexual sana no se compra. Es un proceso de aprendizaje donde quedamos expuestos. El sexo sin compromiso es riesgoso pues aunque se diga que no, los sentimientos subyacen. Por lo tanto sólo es posible acceder a una sexualidad sana cuando la conciencia de dos personas está dispuesta a hablar sincera y abiertamente sobre todas las cosas, incluida la sexualidad. La comunicación y el respeto son dos ingredientes indispensables para obtener una mezcla rica en autoestima y aceptación. Los individuos que viven apreciándose mutuamente de manera constante, encontrarán en el sexo una intimidad a toda prueba.

6.- Actuar irresponsablemente en el sexo lleva al individuo no sólo a las enfermedades, sino también a dañar su propia vida psicológica. Una neurosis mezclada con sexo es garantía de una vida pasional merecedora de algún guión televisivo. La psicosexualidad entreteje las fibras más sensibles de cada uno de nosotros. Por lo tanto, selecciona bien con quien vas a iniciarte y además de condones lleva una actitud de seguridad y un buen conocimiento de ti mismo y de tu cuerpo. Selecciona a la persona, al lugar y trata de darle el mayor tiempo posible. La mejor experiencia de la sexualidad siempre está en lo que sucede antes y después del acto sexual. Cuando el impulso y el deseo son controlados durante el ejercicio de la sexualidad, ésta se convierte en algo hermoso y duradero. Quien logra un acoplamiento de sus impulsos podrá prodigarse placer mutuamente durante más tiempo.

Recuerda el sexo es la forma en que la naturaleza garantiza la preservación de la especie. Sin embargo el sexo humano es un mar infinito de posibilidades, donde la creatividad y la confianza bien mezcladas forman llegan a formar una sólida forma de vida. El ser humano esta llamado a ser feliz y a labrar su propio destino. No permitas que malas experiencias producto de la ignorancia desvíen esta posibilidad. Si vas por tu "primera vez", observa que tan preparado estás para darle a tu vida realmente buenas experiencias. Toma decisiones acertadas y busca consejo profesional si es necesario, la vida sexual es lo más íntimo que tenemos, no lo dañes por apresuramientos inútiles o lo hagas por impulso. Siempre será mejor ver bien antes que quedar comprometido con algo o alguien con quien finalmente no deseas compartir la vida.