CONTáCTENOS - Entrar
 
Enfrentar una crisis
 

Enfrentar una crisis

Los estados de crisis son conocidos por todo ser humano, de hecho podría decirse que el nacimiento es nuestra primer dificultad pero; ¿cómo nos enfrentamos a ellas?. ¿Nos parece un conflicto o somos capaces de transformarlo en reto?. De ello depende la forma en que se logra resolver las cosas. Para un problema mal planteado no hay alternativas adecuadas de solución.

De acuerdo a la experiencia y la investigación, existen estrategias para hacer frente a las crisis; hablaremos de los 10 pasos para convertir una crisis en una oportunidad de crecimiento.

1.- Enfrente lo peor con una actitud optimista. Está demostrado que el optimismo abre la mente, el pesimismo la cierra. Las crisis nos obligan a ser creativos y a dar lo mejor de sí, podemos decir que el ánimo con el que se enfrenta una crisis es casi el 50% de su solución, lo demás corresponde a como evaluamos y consideramos la situación.

2.- Vea las cosas como son en el momento presente. No le agregue pasado ni pesimismo. Concentre la atención en la situación, esto mantiene y dirige mejor el esfuerzo por resolver las cosas. Al analizar sea objetivo y trate de no dejarse llevar por la emoción. Sólo el buen ánimo y la constancia realmente ayudan.

3.- Comente sus problemas con un profesional. La persona que busca ayuda es fácilmente influenciable y los charlatanes abundan. No se deje engañar por falsos consejos basados en conocimiento poco serio, consejeros y terapeutas sin formación profesional en la psicología pueden dañar la integridad personal. El que ayuda deberá ser reconocido y contar con título universitario y cédula profesional. Lo mismo puede decirse de las opiniones de amigos y parientes. En ocasiones ayudan, pero es preferible la ayuda profesional. En caso de sentimientos y pensamientos confusos o trastornos de conducta, la diversidad de opiniones de buena voluntad con frecuencia confunden o se orientan por intereses encontrados.

4.- Una vez que haya una decisión definida, actúe rápido y con firmeza. La acción definida y realizada con decisión es más efectiva que la que se medita demasiado y es aplicada con tibieza. El sentido de oportunidad de la acción es indispensable para el éxito de cualquier tarea. En el caso de las dificultades en las relaciones humanas actuar con decisión es determinante para el éxito. La acción sin una firme determinación no obtiene la contundencia necesaria para crear impacto y modificar realmente las circunstancias y las cosas.

5.- Ocúpese tanto como pueda. Las crisis agitan pero no disipe su energía en preocupación. La acción física o el ejercicio es preferible a mentalizar todo. Mentalice las alternativas y llévelas a la acción. Hacer una limpieza a fondo de las casa, arreglar cosas descompuestas y en general estar activo ayuda a que el cuerpo se fatigue y pida descanso. Aproveche las crisis para hacer todo lo que ha dejado pendiente.

6.- Los demás no tienen responsabilidad. Sobre lo que le sucede no reparta responsabilidades, asúmalas. Siempre será mejor enfrentar que huir sobre todo cuando se trata de sentimientos o pensamientos confusos. El repartir responsabilidades es una forma de huir de los problemas. Las crisis que se enfrentan con creatividad y buen ánimo las convertimos en las mejores oportunidades de crecimiento.

7.- Los agravios y la hostilidad son obstáculos. Estos sentimientos, llegan a ser tan grandes como la ira o el desánimo, el sentirse ofendido o ser hostil, daña mas a quien le siente que a quién va dirigido ese sentimiento. Si sufrió un agravio vea exactamente como ocurrió y trate de analizar las razones que llevaron a la otra persona a hacerlo, con frecuencia, en momentos difíciles actuamos sin pensar, llevándonos por los impulsos. Ser hostil crea fácilmente resentimientos que puede ser difícil de quitar.

8.- Limpie su mente de preocupaciones. Dedique un tiempo a relajarse y meditar, contacte con la naturaleza o escuche música clásica, laintranquilidad, el temor y la incertidumbre causan tensión emocional y física pero no resuelven nada; al relajarse y meditar permitimos a la mente trabajar en óptimas condiciones para resolver lo que nos agobia.

9.- El orgullo mal entendido, es el principal obstáculo. Para la comunicación humana el orgullo es el principal destructor de las relaciones afectivas, ver con humildad nuestra propia naturaleza humana ayuda a comprender que el error, si es corregido nos encaminará indefectiblemente a la superación.

10.- No se abrume de ansiedad. Sentir que la situación es superior a sus fuerzas es darse por vencido antes de iniciar la lucha. Visualice la situación como resuelta y le saltarán a la vista nuevas alternativas, en caso de enfrentar algo mayor, insista en la participación de un experto. En ocasiones sólo con la ayuda es posible dar solución adecuada a los problemas.